Presentación

¡Saludos!

Me llamo Francisco, y Pacurri para amigos como tú. Poesía, música y pedagogía se llevan muy bien conmigo. Bueno, también la teología, la tecnología y la psicología son mis aliadas. Hice el doctorado en pedagogía, y ya soy un feliz jubilado, aunque por "prescripción" de amigos, dirijo la “Sala Cultural Nueva Gala” de Granada.  Padezco alergia a la intolerancia y confieso mi adición a Jesús de Nazaret.


Contacto:

               pacurri7[arroba]gmail.com
               pacurri[arroba]ugr.es
                                                  __________

     Éste es el blog de tu amigo.
 En paz no dejes de entrar.
Tu crítica es ya mi abrigo.
Y con tu adiós va mi amar.
    ___________ 



Juan Mata, Enrique Sopeña y un servidor 
en un acto de Sala Cultural Nueva Gala

    ____________

          No  camines delante de mí,
       tal vez no podré guiarte.
       No camines detrás de mí,
       tal vez no podré seguirte.
       Camina a mi lado
       y, sin duda, te sentiré mi amigo.
_____________

                               

                                     LO CONFIESO


          Para André Bel y Anny,
          amigos en Thonon-les-Bains.



Me indigna la indignación de tanta pluma de avestruz.
Me indigna la indignación de danzarines de mil danzas y no de una.
Me indigna la indignación de los gruñidos de palabras infecundas,
yermas,
estériles.

Me indigna la indignación de los insatisfechos de un pasado sin presente.
Me indigna la indignación de cuantos planchan prejuicios en sus rezos.
Me indigna la indignación de quienes incentivan gallardías desde su mundillo
díscolo,
avieso.

Me indigna la indignación de los baturrillos de utopías.
Me indigna la indignación de los absolutistas simétricos.
Me indigna la indignación de los que amasan revoltijos de ideas,
embrolladamente,
farragosamente.

Me indigna la indignación de los lúcidos en sus credos.
Me indigna la indignación de los demagogos del evangelio.
Me indigna la indignación de cuantos gritan libre, libre,
libre,
violentamente.

Y más,
mucho más me indignaría  la indignación de mi mismo, sospechosa,
si navegara  sumisamente en el laberinto de los dogmas,
silenciando el ara sufriente de mis hermanos…

Incautamente,
lo confieso.                              
                  __________


SÍ,  AMIGO


Al arzobispo de Lyon, cardenal Decourtray,
con profunda veneración.



Sí, me arrepiento 
            de lo que no me atreví a decir,
            de lo que no quise sembrar,
            de lo que no me esforcé a oír,
            de lo que nunca quise cantar…

Sí, me duelen
            las montañas que no quise recorrer,
            las nieves que no quise tocar,
            las lluvias de las que huí,
las flores que no quise oler…
           
Sí, lamento
            los silencios que no amé,
            los sermones que pronuncié,
            las risas que en vano forcé,
            las miradas que no miraban…

Sí, me arrepiento
            de lo que no me atreví a vivir,
            de lo que no me atreví a comprender,
            de lo que no me atreví a dar,
            de lo que no me atreví a recibir…

Y no me arrepiento de mis arrepentimientos,
como no me arrepiento de mis dolores,
de mis lamentos…
                        Pues en ti encontré,
sí, amigo, el valedor de mis confidencias.
       _________