sábado, 19 de mayo de 2018

VERDAD PLENA


… os guiará hasta la verdad plena.
(Jn. 15-26-27)


Espíritu de la verdad, Dios
enviado a nuestro terreno,
ven,
infunde savia a nuestros tallos,
luz a nuestra oscuridad,
fuego a nuestra lengua.
e incéndianos con tu verdad plena.

Ven,
es la urgencia de irrumpir en nuestra tierra,
la hora de hundir los techos inaccesibles,
el tiempo de quemar el rastrojo de las mieses segadas.
el momento de escrutar los latidos hambrientos,
e incéndianos con tu verdad plena.

Defensor de la verdad, ven,
instrúyenos en la sabiduría,
vela nuestras esperanzas,
quema nuestras esclavitudes,
sella la alianza prometida en tu amor,
e incéndianos con tu verdad plena.

Ven,
consuélanos con tu rocío,
cólmanos de tu gracia,
báñanos en tu fuerza,
levántanos del suelo,
e incéndianos con tu verdad plena.

sábado, 12 de mayo de 2018

EN LA ASCENSIÓN


                      LA AUSENCIA

El Señor Jesús después de hablarles,
ascendió al cielo… (Mc. 16, 15-20)


Ausente quedo en tu aprisco,
Pastor de Nazaret.
y, aunque me has saciado de pan y vino,
al verte partir a tu aurora,
siento mi alma que llora.

Está echada mi suerte,
revestida de fuerza y gloria.
Si tras la nube me aguarda cuanto adivino,
al verte partir a tu aurora,
mi turno ya espera su hora.

Me vuelvo a la Jerusalén del amigo,
a tus pastos de Betfagé,
para no cejar nunca en el Camino.
Al verte partir a tu aurora,
mi carne ya nada de nada añora.

Alegraos conmigo toda su grey,
El Pastor nos ha llamado testigos.
Él es la puerta, el cayado y el rey.
Al verte partir, Señor, a tu aurora,
nos darás asiento junto a Ti y la Señora.

sábado, 5 de mayo de 2018

AMIGOS


A vosotros os llamo amigos…
(Jn, 15, 9-17)


Déjame, sentado a tu mesa, decirte
mis sentimientos,
cuando mi historia confiesa su hojarasca,
y Tú, Señor Jesús,
me llamas amigo y no siervo.

Descubrir en tu despedida
que soy amado en tu corazón tierno,
cuando el mío
lo he tenido cien veces adjudicado,
no entiendo ser volcán de perdidos encuentros.

En la paz de la cena, exhumaste tu corazón,
derrumbando mis esquemas,
ahuyentando mis flaquezas,
amándome hasta el extremo
de ver que las ventiscas, Señor Jesús,
ya no hacen cuerpo en mi arenal.

En tu mesa de despedida,
he tenido tan cerca tus latidos
que soñé en vivo navegar a tu lado,
junto a la zozobra de mis vientos.

Y he despertado feliz
arropado en tu seguridad,
dispuesto a bogar contigo mar adentro.

domingo, 29 de abril de 2018

SARMIENTOS


Yo soy la vid
y vosotros los sarmientos…
(Jn. 15, 1-8)


Tú, ungido en lo más profundo de nuestra humanidad,
vencedor de pasión y muerte,
eres el cumplimiento de la fidelidad a Dios,
consumación de tu inseparable generosidad.

Con inmenso amor de Dios humanizado,
eres la vid plantada por el Padre
en nuestra estepa árida,
por encima de cierzos y heladas…

Tu eres la cepa, armonía de Padre e Hijo,
que cobra todo su sentido
cuando la savia irrumpe en nuestro linaje.

Los sarmientos podados en el amor
del labrador,
invaden de fruto abundante la viña.

Nos lo dejaste dicho en tu Cena pascual,
cuando vid y sarmientos soñaron
con el vino sabroso que anestesia egoísmos,
y cobardías, y miedos…

Nuestras yemas no se secarán jamás.
¡Palabra de la vid!
Son retoños que fructificarán injertados en Tí,
inmunizados con tu gloria de viñador.

Gracias, amor de Dios,
porque en nuestra estepa árida has plantado tu vid,
por encima de cierzos y heladas…

sábado, 21 de abril de 2018

EL REDIL


… otras ovejas que no son de este redil.
(Jn. 10, 11-18)


Pastor de Israel,
en tu redil
las ovejas cantan fiestas de alianza.
Mujeres y hombres, niños y ancianos,
se unen en trashumancia global,
al aire de tu resurrección, en torno a tu cayado…

En tu redil,
todo lo vence tu pascua de amor.
No hay miedo al asalto de los lobos.
Uno solo es el rebaño entre todos los rediles,
desde las dehesas del sol naciente
a las dehesas de las noches frías.

No hay cargos en tu redil, ni ascensos, ni honores.
Hay misión.
Servicio a los enfermos y marginados,
a los pequeños e indefensos.
Lejos de todo conformismo gregario.

* * *
Tú eres el pastor fiel. No un bracero
empuñando condenas,
forzándonos a dimitir de nosotros mismos,
de nuestra libertad,
del oxígeno pascual extraído del madero.

Tú eres el pastor que ha dado la vida
para aliviarnos del inmenso vellón
rizado
de intereses personales, ocultos.
Pastor que te has entregado
para alejarnos de corrales explotados
por pastores mercenarios.

Tú eres el pastor leal. Tu señuelo
está en el cayado que no avasalla,
en donde se apoya toda la humanidad,
¡rebaño sediento de Ti!

sábado, 7 de abril de 2018

ALEGRÍA


Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor.
(Jn., 20, 19-31)


Atrancadas las puertas. Miedo.
Amargo sufrimiento en tu ausencia.
Tu pequeño rebaño, Señor,
yace entre rendijas de esperanza por verte en medio
como centro de unidad,
como alegato contra la asfixia del Gólgota
y la derrota final.

El sepulcro abierto te ha hecho artífice de paz.
Y aquel día primero de la semana
traspasaste los cerrojos de unas puertas
para que la luz y la ilusión palparan
las huellas del dolor injusto.

Paladín de la alegría, de la gracia, de la libertad,
rehabilitaste la audacia y el coraje,
de tus discípulos
en el eco de tu resurrección.

Fuiste eclosión de alegría, de paz.
Paradójicamente, paz,
paz en combate contra el poder,
paz en lucha contra el miedo,
paz en pugna contra el egoísmo,
paz en conflicto eterno contra toda injusticia.

Y tus discípulos pudieron respirar hondo
adentrándose en tus llagas, junto a Tomás.
Te reconocieron en tu paz. Y se llenaron de alegría.

Ahora, tu presencia resucitada es desafío
para cuantos creemos en ti,
Porque tus cicatrices se perpetúan en los excluidos,
en los hambrientos y sedientos,
en los parados y sin techo, en los maltratados,
en los niños explotados…

¡Señor mío y Dios mío!

jueves, 29 de marzo de 2018

¡FELIZ PASCUA!









Te invito a celebrar  la Pascua,
con la alegría que me inunda 
por mi nuevo nieto, Leo…
y el amor que me une a ti.